domingo, 8 de octubre de 2006

10

Día del Combate de Angamos - 8 de Octubre

En este dia tan conmemorativo para el Perú les dejo esta historia que todos debemos conocer por ser Miguel Grau uno de los más ilustres peruanos de todos los tiempos, ejemplo de profundad hermandad latinoamericana y valentía.


"Como del carbón sale el diamante, así de la negrura de esta guerra sale Grau”


GRAN ALMIRANTE MIGUEL GRAU SEMINARIO
Don Miguel Grau Seminario nació en la ciudad de Piura el 27 de julio de 1834. Considerado héroe máximo de la Marina de Guerra del Perú y de la nación peruana.
La gloria le alcanzó en la campaña naval iniciada el 16 de mayo y concluida cinco meses después, el 8 de octubre de 1879, campaña sin comparación en los anales de la historia marítima universal.

EL INICIO DE LA GUERRA
Al inicio de la guerra, la Escuadra peruana estaba prácticamente desmantelada en El Callao. Las calderas de la "Independencia" estaban en tierra y el "Huáscar" se encontraba desartillado.
La escuadra chilena -quizás la mejor de América Latina- estaba compuesta por dos enormes acorazados gemelos: El Almirante Cochrane y el Almirante Blanco Encalada.
La escuadra chilena pues aventajaba a la peruana en cantidad, desplazamiento, blindaje, poder de artillería, modernidad y número de transportes.

EL HUÁSCAR
Sin duda la principal nave del Perú era el Huáscar, blindado de mar. El blindado era tan maniobrable que podía dar un giro de 180 grados en apenas dos minutos. Para los estándares de esos tiempos, el Huáscar era una nave de guerra formidable.

IQUIQUE
El 25 de abril de 1879, veinte días después de declarada la guerra, el Huáscar se hizo a la mar con una tripulación de 200 hombres. El blindado tuvo su primer enfrentamiento y durante los primeros treinta minutos se enfrentó solo contra los dos buques de guerra enemigos.
La Esmeralda estaba dirigida por el valiente capitán de fragata Arturo Prat y disponía de una tripulación de 200 hombres, número similar a la dotación del Huáscar. El combate entre ambas naves se prolongaría por más de tres horas.

El Huáscar limitaba el uso de su artillería por temor a que los proyectiles alcanzaran a la población de Iquique. Grau decidió terminar el encuentro recurriendo al espolón, pero los dos primeros intentos fueron vanos, sólo recién al tercer impacto con espolón la Esmeralda se partió y se hundió con el mástil al tope. El dramático combate concluyó a las 12:10 de la tarde. En total el Huáscar disparó cuarenta cañonazos.

Los chilenos acusaron 135 muertos. Los peruanos perdieron un oficial y siete marineros resultaron heridos. De inmediato Grau, antes de avanzar hacia la otra nave chilena, la Covadonga, dispuso el salvataje de los 62 valientes sobrevivientes chilenos, cuyo último comandante, el teniente Uribe, agradeció el humanitario gesto del Almirante.

La posterior correspondencia entre Grau y la viuda de Prat fue un ejemplo de profundad hermandad latinoamericana, a pesar de la crueldad de esa guerra. El jefe peruano guardó con respeto la cartera de Prat, que contenía los retratos de su esposa e hijos, y también su espada, más tarde, el comandante Grau envió la cartera y la espada a la viuda del héroe, con una carta en que hacía cumplido elogio de su valor. Grau mereció por este acto de hidalguía el aprecio general de los chilenos.

CORRERIAS DEL MONITOR "HUASCAR"
Gracias a su considerable andar, blindaje, poderosa artillería y muy en especial a la audacia y habilidad de su Comandante, el monitor "Huáscar" se constituyó en una seria amenaza a las líneas de comunicaciones marítimas que sustentaban el esfuerzo bélico chileno.
El 26 de mayo de 1879 ataca Antofagasta y al día siguiente apresa dos naves mercantes en Cobija.
El 17 de julio zarpa a interceptar un convoy chileno y una semana después captura al transporte "Rímac", con 300 carabineros de Yungay, caballares y abastecimiento de guerra.

Pese a que era el objetivo prioritario de la Escuadra Chilena, logró siempre escabullirse aprovechando que las naves nacionales estaban drásticamente reducidas en su andar, después de la larga campaña lejos de su base. Estas limitaciones hicieron insostenible el persistir en el bloqueo de Iquique.

Los éxitos del "Huáscar", en particular la captura del "Rímac", llevaron a la renuncia del Almirante chileno Juan Williams Rebolledo, asume como Comandante en Jefe el Capitán de Navío Galvarino Riveros Cárdenas y se somete a los buques chilenos a una recuperación de sus capacidades operativas, lo que toma la mayor parte del mes de septiembre.
Mientras tanto, el monitor "Huáscar" y su brillante Comandante continuaban atacando los puertos chilenos, destruyendo instalaciones portuarias y embarcaciones, para afectar el esfuerzo económico necesario para sostener la guerra.

LA BATALLA DE ANGAMOS
Chile, ya capturado el Rímac y renovado sus mandos, se concentró en la toma del Huáscar. Las naves chilenas recibieron los mejores cuidados. Los transportes fueron armados con la artillería recién llegada de Europa. Puestas las naves en las mejores condiciones, el nuevo comandante de la escuadra chilena, Galvarino Riveros, se dispuso a acabar con la presencia del Huáscar en el Pacífico.
El 8 de octubre de 1879 a las tres y media de la madrugada el Huáscar y la Unión, que llegaban de Antofagasta, divisaron tres humos, constancia indudable de la presencia de naves enemigas.
Grau actuó como otras veces, ya que no había otra posibilidad, y enrumbó hacia el este para continuar luego al norte. A las 7:15 am. se pudieron distinguir hacia el norte, cerrándoles el paso, otros tres humos: eran el Cochrane, el O'Higgins y el Loa.
En la convicción de que eludir el combate ante fuerzas tan superiores era imposible, el comandante Grau se dispuso a cumplir con su deber. Ordenó al comandante de la Unión huir, lo que permitió la salvación de aquella nave.
En plena batalla, una granada lanzada desde el Cochrane chocó en la torre del comandante, la perforó y estallando dentro hizo volar al contralmirante Miguel Grau, que tenía el mando del buque y dejó moribundo al teniente primero don Diego Ferré, que le servía de ayudante. Con el sacrificio de Grau, concluyó la vida de uno de los más ilustres peruanos de todos los tiempos. Todos los hechos de su vida estuvieron marcados por una conducta ejemplar, y su grandeza no solo estriba en el comportamiento heroico que mostró en las ocasiones en la que tuvo que defender a su patria, sino en la forma en que supo sobreponerse a las dificultades que el destino le puso en su camino.

10 comentarios:

  1. es bueno aprende mucho

    ResponderEliminar
  2. una PREGUNTA..Y QUIEN DISPARO PRIMERO..EN LA BATALLA DE ANGAMOS

    ResponderEliminar
  3. fue el mejor Don Miguel Grau

    ResponderEliminar
  4. si fue Don Miguel Grau(El Caballero de los Mares)

    ResponderEliminar
  5. sin duda un simbolo d valentia

    ResponderEliminar
  6. la mas impresionante batalla del peru GRACIAS MIGUEL GRAU

    ResponderEliminar
  7. Evely Ventura R.30/5/11 9:18 a. m.

    MIGUEL GRAU EJEMPLO A SEGUIR

    ResponderEliminar
  8. fue bueno ese tio

    ResponderEliminar
  9. Inigualable la valentia de Don miguel Grau su Valor estratejico y su entrega patriota Piurana.Nos deja su ejemplo a seguir al afrontar una guerra desigual en el marco de cantidad y calidad.

    ResponderEliminar