sábado, 11 de noviembre de 2006

1

La Historia de Pacman

A finales de la década de los 70, el panorama de las máquinas de arcade se encontraba parcialmente estancado, aunque aún seguía siendo un sector muy rentable. Los clones de Space Invaders comenzaban a saturar el mercado y la gente empezaba a demandar algo nuevo, aunque aún no sabían el qué.
Y de repente, surgió un juego que era diferente a todos los demás. En él se nos presentaba a una especie de bola amarilla con una enorme boca, que se dedicaba a recorrer un laberinto recogiendo puntos brillantes, a la vez que trataba de evitar ser alcanzado por cuatro fantasmas que recorrían los oscuros pasillos. Había cuatro puntos especiales cerca de las esquinas del laberinto, que proporcionan a nuestro protagonista la habilidad temporal de “comerse” a los fantasmas. Y eso es todo. Una idea sencilla y genial a partes iguales.


La Historia
El videojuego de Pac-Man es una creación de la empresa japonesa Namco. La idea del juego surgió en 1979 y el juego fue lanzado finalmente en julio de 1980. Su nombre proviene de la onomatopeya japonesa “paku”, que es el sonido producido al abrir y cerrar la boca. Sin embargo en la versión americana se cambió el nombre del personaje de Puck-Man a Pac-Man. Y no por razones comerciales, sino por algo mucho más mundano: para evitar que los gamberros rascaran la “P” en el logotipo de la recreativa y lo convirtieran fácilmente en “Fuck-Man”.
La historia de como surgió la idea de Pac-Man es una anécdota bastante conocida. Su diseñador, Toru Iwatani, se encontraba un día comiendo pizza cuando, al coger el primer trozo, se quedo mirando la forma del círculo con una especie de “boca” que había quedado en el plato. En ese momento, una idea le vino a la cabeza y… el resto ya es historia.

Los fantasmas
Frente a Pac-Man tenemos a los fantasmas, los enemigos del juego. Unos personajes con tanto o más carisma como el protagonista. De hecho, cada uno es conocido por su nombre o apodo, aunque dichos nombres divergen en las versiones japonesa y americana del juego. Los fantasmas comienzan la partida en su guarida en la zona central de la pantalla, de donde irán saliendo de uno en uno tratando de alcanzar a Pac-Man. Si lo consiguen, el jugador perderá una vida. Sus movimientos no son aleatorios, ya que cada fantasma está programado para tener una personalidad concreta y actuar en consecuencia. Un jugador experto conoce su forma de actuar y sabe preveerla:

Blinky, el fantasma rojo, es el más agresivo, siempre perseguirá a Pac-Man por el laberinto. Además, cuando Pac-Man recoge un cierto número de puntos en cada nivel, la velocidad de Blinky aumenta sustancialmente.

Pinky, el fantasma rosa, normalmente seguirá a Blinky, aunque ocasionalmente se pierda. Es el primero en cambiar de dirección cuando se acerca el final del nivel, por lo que es mejor mantenerse lejos de él cuando queden poco puntos en pantalla.

Inky, el fantasma azul, siempre trata de cortar el paso a Pac-Man. No es peligroso por si mismo, pero en combinación con Blinky y Pinky resulta letal, ya que entre los tres terminan por cercar al jugador despistado.

Clive, el fantasma naranja, es el más estúpido de los cuatro. Normalmente su comportamiento es errático y no suele ir detrás de Pac-Man, sino que simplemente da vueltas por el laberinto. Puede resultar tan peligroso como inofensivo, precisamente por la incapacidad de prever sus movimientos.

El final del juego
Pac-Man estaba pensado en principio para ser un juego infinito, que duraría hasta que el jugador perdiera todas sus vidas. El único objetivo del juego es, por tanto, obtener la máxima puntuación posible. Sin embargo, debido a las limitaciones de memoria del sistema, el número máximo de niveles que podían jugarse era de 255 (el máximo expresable con 8 bits en el sistema binario). Los programadores nunca creyeron que alguien fuera capaz de llegar tan lejos… pero se equivocaron.
Como consecuencia de ésto, al llegar al que sería el nivel 256, el juego falla al dibujar los gráficos del laberinto y la pantalla aparece dividida, visualizándose correctamente tan sólo la mitad izquierda. Los jugadores expertos en Pac-Man conocen a este nivel como "Split Screen"o simplemente, la pantalla final. El nivel es injugable, por lo que el juego termina aquí.

Récords
Sólo se tiene noticia de una persona que haya conseguido realizar una partida perfecta de Pac-Man, esto es, superar las 255 fases del juego recogiendo todos los items y sin perder una sola vida. El autor de dicha partida es Billy Mitchell, un famoso gamer que también ostenta records en otras recreativas como Donkey Kong o Centipede. Después de 6 horas seguidas jugando, comiendose cada fantasma, cada fruta y cada pastilla, sin perder una sola vida, Billy consiguió la máxima puntuación posible en Pac-Man: 3.333.560 puntos. Tras la hazaña, Billy declaró que “No volvería a tocar una máquina de Pac-Man jamás”.

1 comentario:

  1. me llega q todos los q programan o han programado juegos sepan eso de q los fantasmas son diferentes y x eso se programan x separado y bla bla :P jajaja, la más picona, solo xq cierto tipo no me enseño a programar en C++ para mi q tiene q ver con el mundo paralelo q no quieren compartir o era muy flojo q se yo! igual el Karma le dio su merecido jijiji ;), algún día programaré mis fantasmas wiwi!

    ResponderEliminar